Imprimir esta página
Jueves, 30 Abril 2015 00:00

Entrevista a la docente Diana Pérez

Escrito por Juan Oluis
Valora este artículo
(5 votos)

Como anunciábamos en publicaciones anteriores, y coincidiendo con la convocatoria URJCx para el desarrollo de MOOC, os transmitimos la experiencia que nos cuenta Diana Pérez Marín.

Diana es Doctora en Ingeniería Informática y Telecomunicación por la Universidad Autónoma de Madrid desde el año 2007 y en la actualidad trabaja aquí, en la Universidad Rey Juan Carlos, como Profesora Contratada Doctora. Además de impartir en las aulas la asignatura “TIC en la Educación” es autora de uno de los primeros MOOC que se realizaron en la plataforma Miríada X. Este curso a distancia finalizó en 2013 con mucho éxito. Diana aún hoy recibe feedback de los que fueron alumnos y nos ha concedido esta entrevista para explicar qué significó para ella esta pequeña etapa.

Pregunta: ¿Qué es lo que te llevó a realizar un MOOC?

Respuesta: Yo investigo y trabajo en informática educativa, es decir, cómo las nuevas tecnologías se pueden aplicar en la educación. Es el área que a mí me gusta. Dentro de mi investigación el curso a distancia que impartí en 2013 fue mi primer contacto con los cursos masivos. Me llamaba mucho la atención llegar a tanta gente. Para un profesor es difícil llegar a tantas personas al mismo tiempo. Llegar a 5000 con un contenido que tú quieres transmitir…, era una idea muy tentadora. Cuando vi la posibilidad de hacerlo en Miríada X dije: "¡A por ello!" Pensé que sería, también, una oportunidad para llegar a muchos profesores que trabajan con mucha tecnología (ordenadores, pizarras electrónicas…) que no saben usar. Así que en este canal vi el momento de poder llegar a todos ellos.

P: A nivel académico, ¿qué le aporta al docente realizar un curso en Miríada X?

R: A nivel académico no tanto como a nivel personal. Gracias a esto pude ver cómo ese contenido que yo quería transmitir no solamente llegaba a los alumnos sino además producía una interacción entre ellos mismos. Es como poner la semilla, pones el contenido y crece. Los propios estudiantes colaboran entre ellos para mejorar.

En un curso como este el profesor es solo un referente que te invita a buscar más información accesible en internet. Solo hay que saber seleccionar.

 "LLegar a 5000 personas con un contenido que tú quieres transmitir..., era una idea muy tentadora"

P: En cuanto a las ventajas de hacer un MOOC, quizá una de ellas es tener una repercusión en las redes sociales. ¿Has notado alguno desde que hiciste el curso?

R: En Youtube sobre todo. Aún, después de 2 años, me siguen escribiendo. En su momento no asocié el curso a ninguna otra red social, aunque podría haberlo hecho. Solo lo enlacé con Youtube porque quería que a través del vídeo fueran aprendiendo de una forma práctica, mostrando las interfaces. Ver que 2 años después la gente se sigue suscribiendo a tu canal…, es un impacto que yo nunca había tenido. Tengo que reconocer que sí tiene repercusión en las redes. Que después de tres años me vuelvan a llamar preguntando…

Aunque la gente piense que no, con los MOOC llegas al alumno de otro modo con respecto a las clases presenciales, porque existe una continuación. Te siguen llamando para preguntarte después de tiempo… En una clase normal, en la universidad, no pasa eso. De un modo u otro les ves crecer y es muy positivo.

P: Vamos a intentar conseguir que un docente que quiera realizar un MOOC entienda el procedimiento al leer esta entrevista. ¿Qué pasos debería seguir para elaborar un MOOC?

R: Lo primero es tener claro lo que quieres enseñar. Pienso que el objetivo didáctico debe estar siempre presente. Si no lo tienes claro…, el curso no se vertebra. También tiene que ser un tema que te guste mucho y del cual seas experto. Además es muy interesante incluso para ti, como investigador, porque recibes mucho.

El siguiente paso es estructurar cómo va a ser tu vídeo de presentación. Determinará si tienes claro lo que quieres enseñar o no. Hay que tener en cuenta que esos alumnos son personas que van a estar delante del ordenador sin su compañía presencial, lo que significa que necesitas orientarles muy bien. ¿Qué carga de trabajo va a tener a la semana esa persona? ¿Cuántos ejercicios tiene que hacer? ¿Es todo obligatorio?... Tienes que darles unas directrices a seguir. Y claro, eso lo tiene que elaborar el profesor… Para hacernos una idea es como una guía docente. Aquí solo tienen como referencia un vídeo que pueden repetir una y otra vez. Toda la información tiene que quedar muy clara y tiene que ser capaz de llegar a estudiantes con distintos niveles.

Una vez que estableces estas pautas y tienes claros los contenidos, yo siempre pondría una parte práctica (aunque esto depende de la materia). ¿Por qué? Porque si una persona está viendo solamente un vídeo o leyendo, desde mi punto de vista, si no interactúa con el contenido no lo llega a interiorizar. Por lo tanto aparte de los contenidos más teóricos pondría también ejercicios. Eso sí, distribuyéndolo de forma sencilla. Por semanas, por unidades…

Imagen del logotipo de URJC online

En la parte de la evaluación cada profesor tendrá su criterio. Yo marqué un ritmo un poco abierto. No establecí ninguna actividad límite que implicase que “si no has hecho la evaluación 2 no puedes seguir” porque pienso que eso le quita libertad al estudiante para poder marcarse sus ritmos. Si pones este tipo de limitaciones de los 5000 pasarán a ser, en una semana, 1000 y en la siguiente están 3… Entonces este tipo de ayuda también lo va a agradecer el estudiante.

También hay que tener en cuenta el mínimo de mantenimiento que requiere un MOOC: contestando preguntas en el foro, guiando a un alumno que no es capaz de llevar el ritmo… No es tanto como pueda llegar a parecer… pero sí que de vez en cuando pasearte por allí no viene mal por si alguno se ha quedado atascado... Sobre todo para transmitirles que sigues aquí acompañando y apoyando.

 "Es como poner la semilla, pones el contenido y crece. Los propios estudiantes colaboran entre ellos para mejorar"

P: ¿Qué herramientas tecnológicas o no tecnológicas recomendarías a un docente que está preparando un curso a distancia?

R: Yo prepararía herramientas sobre todo de colaboración. Por ejemplo pizarras digitales compartidas en las cuales los estudiantes puedan trabajar…, gestores de contenidos también compartidos… Esto sería muy práctico para que los estudiantes pudiesen realizar trabajos en grupo. De este modo, si yo edito un documento y otra persona quiere modificarlo también no haya un conflicto. Ya existen este tipo de herramientas: Google Drive, Dropbox o OneDrive. En aquel momento no recuerdo que Miríada X tuviese una aplicación de pizarra compartida y la verdad es que sería muy interesante.

Por otro lado, para realizar videoconferencias existe una herramienta muy útil que se llama Adobe Connect. Por pedir que no quede…

De todos modos lo importante es que todas estas aplicaciones ayuden a sentir a la persona, al estudiante, lo más cerca posible. Es bueno que no se sienta encerrado en su cuarto ente cuatro paredes sino que cuente con un respaldo que le apoye. Según los estudios leer en la pantalla cansa muchísimo e incluso ver un vídeo simplemente… Con todo esto se anima a que el alumno siga tareas como “no continúes hasta que no hayas entendido este concepto” o “prueba a realizar esta tarea con una herramienta al mismo tiempo que lo voy haciendo yo en mi vídeo”. Si el alumno se mantiene alerta vas a conseguir que se entere del contenido y por supuesto conseguirás que continúe el curso.

P: Ya han pasado aproximadamente 2 años desde que hiciste el curso. ¿Si hoy mismo tuvieses que preparar una segunda edición qué cambiarías a nivel de contenido y qué desde el punto de la metodología?

R: En cuanto a contenido…, me gustó cómo quedó. “Informática para la educación” es un curso que llevo dando muchos años y a distintos niveles. Casi una década… Es por eso que ya tenía los contenidos muy asentados.

Pero creo que lo actualizaría porque siempre encuentras herramientas nuevas que van saliendo y las actualizaciones de las interfaces crean confusión. Esto es algo que siempre he intentado aclarar a los alumnos.

Para dispositivos móviles también introduje el uso de la tableta, pero yo lo actualizaría a los dispositivos y aplicaciones de ahora.

En cuanto a la forma sí que cambiaría la parte de evaluación. Incluí demasiados test en su momento y pienso que si redujese el número de pruebas aligeraría un poquillo el curso. De todos modos también fomentaría más la interacción de los alumnos.

 "Ver que 2 años después la gente se sigue suscribiendo a tu canal..., es un impacto que yo nunca había tenido"

P: Tecnologías al servicio de la educación. Es tu especialidad. ¿Crees que Miríada X podría aplicarse como complemento en una asignatura presencial? ¿O por el contrario piensas que es suficientemente eficaz como para que se estructure de modo independiente?

R: Pues podrían ser ambas posibilidades. Depende del enfoque que tú le des. Veo que lo puedes enfocar como complementario, por ejemplo, en la asignatura que estoy dando actualmente: “TIC en educación”. Yo podría hacer que mis alumnos se apunten a este MOOC para que pudiesen profundizar más. Hoy mismo, sin ir más lejos, he dado en clase los Blogs y las Wikis. En una hora de clase me ha dado tiempo a que hagan un blog y una wiki. Quizás si estos alumnos hubiesen tenido el MOOC podrían haber realizado un blog muchísimo más detallado en casa porque les podría haber facilitado muchísimo más material.

Yo creo que podría ser complementario, sí. En 4 horas semanales les puedo ayudar a hacer el blog chiquitín y luego ellos en casa se tendrían la oportunidad de hacer un trabajo extra.

Pero mi MOOC no lo hice así. Lo considero una herramienta válida por sí misma. No es necesario que se apoye con una clase presencial. Tengo, de hecho, experiencia de aprendizaje híbrido donde se combinan las clases presenciales y las clases online. Creo que esto es una combinación de éxito porque te da la posibilidad de resolver dudas con el profesor además de repetir el contenido las veces que quieras incluso a las 3 de la mañana si es el único momento que encuentras para hacerlo.

Lo importante es el que tiene interés tiene el acceso. De todos modos creo que el MOOC está diseñado con la intención de que el alumno pueda ser independiente en su aprendizaje.

P: ¿Piensas que es igual de efectivo enseñar presencialmente que enseñar a través de plataformas digitales como es el caso de los MOOC?

R: Creo que la enseñanza online tiene bastante futuro porque necesitamos estar permanentemente informados. Es decir, existen pocas profesiones que no requieran de un reciclaje continuo. Ahí está la clave. ¿Para qué podríamos destinar esta formación online? Para cursos que necesitemos después de nuestra formación académica y también para personas que no tienen las posibilidades de adaptarse al horario presencial. Pienso que la formación online es necesaria. Rechazarla o descartarla no es posible en el mundo en el que estamos viviendo. No digo con esto que haya que rechazar la enseñanza presencial. El trabajo “cara a cara” da la posibilidad de tener tutorías presenciales y también es interesante. Y también es interesante para las personas con una discapacidad que les impida, o dificulte, la presencia en un aula. Las posibilidades del online son enormes. Te conectas con la flexibilidad espaciotemporal que jamás te puede dar una infraestructura física. Los servidores que tenemos ahora, las herramientas de las que disponemos… En realidad es importante quién esté detrás. Siempre que haya un buen docente la enseñanza online será muy válida.

Un buen curso con unas buenas herramientas interactivas que hagan que el alumno se involucre en la asignatura es necesario.

Por: @oluisjuan

Visto 7420 veces