Imprimir esta página
Miércoles, 12 Enero 2022 18:38

ESPAÑA COMPRARÁ 344.000 DOSIS DE PAXLOVID, EL NUEVO ANTIVIRAL ORAL CONTRA EL COVID-19 Destacado

Valora este artículo
(4 votos)
ESPAÑA COMPRARÁ 344.000 DOSIS DE PAXLOVID, EL NUEVO ANTIVIRAL ORAL CONTRA EL COVID-19 Elena Vivar

ESPAÑA COMPRARÁ 344.000 DOSIS DE PAXLOVID, EL NUEVO ANTIVIRAL ORAL CONTRA EL COVID-19

 

La variante ómicron y el aumento de los contagios a escala mundial continúa poniendo al COVID-19 en el centro de la actualidad. En España, Sanidad ha notificado este lunes 292.394 nuevos contagios detectados desde el último informe, publicado el pasado viernes. Combatir la enfermedad sigue siendo el objetivo principal, y si el año pasado las protagonistas fueron las vacunas, este año parece que los antivirales orales podrían sumarse a la batalla.

A finales del pasado mes de diciembre la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos autorizó la píldora antiviral de Pfizer, Paxlovid, como el segundo tratamiento antiviral oral contra el COVID-19 disponible en el mercado. 

Menos de un mes después, este lunes, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha anunciado que comenzará a evaluar la solicitud de autorización de comercialización condicional, aunque ya ha aprobado su uso “de emergencia” bajo una decisión individual de cada país, a la espera de una licencia oficial europea. 

España será uno de los países que se adelante a la licencia oficial, Pedro Sánchez en declaraciones para la Cadena Ser ha anunciado la compra de 344.000 antivirales orales fabricados por la farmacéutica estadounidense.

Los antivirales orales fabricados hasta el momento no pueden considerarse una cura, pero sí un complemento importante y significativo en los tratamientos hospitalarios, como ya lo son los anticuerpos monoclonales, el remdesivir intravenoso y los moduladores del sistema inmunitario. 

El Paxlovid combina dos antivirales que se administran por vía oral, el nirmatrelvir y el ritonavir. El principio activo nirmatrelvir, también conocido como PF-07321332, ataca y paraliza la enzima necesaria para que el virus se multiplique provocando que el virus no pueda propagarse por el organismo. Asimismo, el ritonavir ralentiza la descomposición del PF-07321332, lo que hace que el medicamento permanezca más tiempo en el organismo y pueda atacar durante más tiempo al virus. 

La EMA recomienda su uso para pacientes que, aunque no necesiten oxígeno suplementario, tengan un riesgo mayor de desarrollar síntomas graves. De hecho, la solicitud de evaluación en curso está destinada a pacientes adultos y adolescentes a partir de 12 años de edad, con un peso mínimo de 40 kg y que presentan un alto riesgo de progresión a COVID-19 grave.

La posología del medicamento consiste en tres pastillas por toma -dos de nirmatrelvir y una de ritonavir- cada doce horas durante cinco días. El tratamiento debe estar recetado por un médico, no puede exceder la duración indicada y tampoco utilizarse de manera preventiva para evitar el contagio. El paciente deberá comenzar el tratamiento lo antes posible después del diagnóstico de COVID-19 positivo y dentro de los primeros cinco días tras la aparición de los síntomas. 

Los efectos secundarios más comunes notificados hasta el momento en los ensayos clínicos aparecen un mes después de la última dosis y son la alteración del gusto, diarrea y vómitos. Según ha señalado la EMA, este tipo de antivirales orales no deben suministrarse a pacientes con insuficiencia renal o hepática grave ni durante el embarazo o en personas que puedan quedar embarazadas.

La ficha técnica de Paxlovid facilita una lista detallada de todos los medicamentos que podrían interactuar de forma grave, incluyendo aquellos que deberían evitarse durante el tratamiento anticovid. Esto se debe a que la combinación del tratamiento contra el COVID-19 con otros fármacos podría provocar aumentos perjudiciales en los niveles en sangre o, por el contrario, reducir la actividad y efectividad de la píldora de Pfizer. 

Los medicamentos que presentan riesgos de interacción son fármacos como los anticoagulantes, antiepilépticos, o medicamentos para la arritmia, la tensión, el colesterol alto, la depresión y la ansiedad. En la lista aparecen también tratamientos inmunosupresores, contra el VIH, contra el cáncer y contra la disfunción eréctil, entre otros.

Visto 455 veces